jump to navigation

Teoría de conjuntos 16 noviembre 2009

Posted by alquimista78 in Religión.
Tags:
add a comment

jesusVisto en http://www.drgen.com.ar/

Anuncios

Mártires, un experimento científico 15 marzo 2009

Posted by alquimista78 in Películas, Religión.
Tags: ,
64 comments

Mártir (del griego ‘martys’, “testigo”)

Recomiendo esta película francesa que me voló la cabeza.

Aclaro, que en ciertas escenas es inevitable girar la cabeza para no ver.

DESCARGAR [01/02][02/02]

Sobre Buses y Religión 27 enero 2009

Posted by alquimista78 in Actualidad, Religión.
Tags:
5 comments

There’s probably no God. Now stop worrying and enjoy your life

 

Este es el eslogan que prendía de varios autobuses en londres en junio del 2008. En criollo significa Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de tu vida.

bus

Dicho eslogan fue impulsado por la periodista británica Ariane Sherine en apoyo al libre pensamiento y al ateísmo.

Como era de esperar dicha acción hizo resonar todas las campanas religiosas, pero en contraposición a lo que todos pensaríamos, esto no fue prohibido, sino todo lo contrario, se difundió por todo el país y cual epidemia fue contaminado a otros paises como en Estados Unidos, y muy recientemente (principios de Enero) a España.

En el blog Ingenia hacen mención a otros posibles eslogan según las distintas posturas religiosas o seudo religiosas. A continuación extracto algunas.

Bus Mormón: “Dios existe y destruirá la Tierra en 1884, o en 1891, es decir en 1904, en 2000, en 2008, bueno en 2012 seguro.” Y el bus tendría filas de 4 asientos, uno para el hombre y los otros para sus 3 esposas.

Bus Islámico: “No hay más dios que Alá; y Mahoma es su auténtico profeta. Si no eres mujer, o gay, o infiel, o extranjero, o yankee, entonces disfruta la vida.”

Bus Yihadista: diría “Tic Tac Tic Tac Tic Tac Tic Tac” y no tendría recorrido, estaría estacionado frente a alguna embajada.

Bus Judío: “Dios existe. Preocúpate y sufre. PD: la franja de Gaza no existe.”

Bus Creacionista: “Los humanos, los animales y las plantas existen porque Dios existe y los diseñó. Lo demás, son sólo teorías

Bus Maradoniano: Diego Armando Maradona existe. Disfrutá el partido, chabón. PD: Pelé debutó con un pibe”

Bus Espiriritista: “Dios existe, me lo confirmó mi madre muerta. Disfruta la vida después de la muerte.”

 

El diablo es judío 11 enero 2009

Posted by alquimista78 in Libro, Religión.
21 comments

Los judíos han sido históricamente perseguidos, expulsados de Inglaterra y Francia en el siglo XI y XII (respectivamente), expulsados de Hungría, Bélgica, Austria, Eslovaquia; luego expulsados de España por los reyes católicos, Portugal, Prusia, Italia, Bavaria. No se les permitió ingresar a Suecia sino hasta el año 1782; y en Dinamarca no antes del siglo 17, en Noruega se les prohibió el ingreso hasta 1851 que dicha prohibición se levantó.

Como cita Eduardo Galeano en su libro Espejos. Una historia casi universal:

Hitler no inventó nada. Desde hace dos mil años, los judíos son los imperdonables asesinos de Jesús y los culpables de todas las culpas. ¿Cómo? ¿Que Jesús era Judío? ¿Cómo dice? No puede ser…

Acusados de servir al maligno, estos malditos anduvieron los siglos de expulsión en expulsión y de matanza en matanza…

La colosal carnicería organizada por Hitler culminó una larga historia. La caza de judíos ha sido siempre un deporte Europeo.

Luego de vivir tanta degradación, tanta muerte, tanta injusticia, el sometido aprende del sometedor y bajo el lema `dar a un pueblo sin tierra una tierra sin pueblo´; ahora los palestinos, que jamás practicaron la carnicería contra los judíos, pagan la cuenta.

En 1948, la fundación del estado de Israel implicó la expulsión de ochocientos mil palestinos. Los palestinos desalojados se llevaron las llaves de sus casas, como habían hecho, siglos antes, los judíos que España echó. Los judíos nunca pudieron volver a España. Los palestinos nunca pudieron volver a Palestina. Los que quedaron fueron condenados a vivir humillados en territorios que las continuas invasiones van encogiendo cada día.

Luego Galeano culmina diciendo:

Susan Abdallah, palestina, conoce la receta para fabricar un terrorista:

Despójelo de agua y de comida.

Rodee su casa con armas de guerra.

Atáquelo por todos los medios y a todas las horas, especialmente en las noches.

Demuela su casa, arrase su tierra cultivada, mate a sus queridos, especialmente a sus niños, o déjelos mutilados.

Felicitaciones: ha creado usted un ejército de hombres-bomba.

El diablo es musulmán 9 enero 2009

Posted by alquimista78 in Libro, Religión.
2 comments

En su libro Espejos, Galeano También se refiere a los Musulmanes y dice:

Seis siglos después de la muerte de Jesús, murió Mahoma.

El fundador del Islam, que por permiso de Alá había tenido doce esposas, casi todas simultáneas, dejó nueve viudas. Por prohibición de Alá, ninguna volvió a casarse.

Aixa, la más joven, había sido la preferida.

Tiempo después, ella encabezó un alzamiento armado contra el gobierno del califa Alí…

Cuando Aixa fue derrotada, alguien recordó súbitamente lo que Mahoma había aconsejado veintiocho años antes:

-Cuelga tu látigo donde tu mujer pueda verlo.

Y justo en ese momento, otros discípulos del profeta, también dotados de una memoria muy oportuna, recordaron que él les había contado que el paraíso está lleno de pobres y el infierno de mujeres.

Pasó el tiempo, y un par de siglos después de la muerte de Mahoma ya sumaban más de seiscientas mil frases que le atribuía la teocracia islámica. Buena parte de esas frases, y sobre todo las que maldicen a las mujeres, se han convertido en verdades religiosas bajadas del cielo, intocables por la duda humana.

Sin embargo, el Corán, el libro sagrado dictado por Alá, dice que el hombre y la mujer han sido creados en la igualdad, y que Eva no tuvo ni arte ni parte en la seducción de Adán por la serpiente.

En nuestros días las mujeres continúan generando pánico, Galeano menciona también sobre ellas:

El mismo pánico hace que los fundamentalistas musulmanes les mutilen el sexo y les tapen la cara.

El diablo es Cristiano 7 enero 2009

Posted by alquimista78 in Libro, Religión.
Tags: , ,
6 comments

Este es uno de tres post intitulados el diablo es… En ellos mostraré y comentaré la visión del periodista y escritor Eduardo Galeano que plasma en su último libro (Espejos. Una historia casi universal) sobre distintos sucesos históricos relacionados con la religión.

Los cristianos no deberían poder arrojar ni la primera ni ninguna piedra ya que la historia les impide hacerlo.

1. Las Cruzadas

A lo largo de más de un siglo y medio, Europa lanzó ocho cruzadas rumbo a las tierras infieles de oriente.

El Islam, que usurpaba el santo sepulcro de Jesús, era el remoto enemigo. Pero de paso, como les quedaba en camino, estos guerreros de la fe aprovechaban para limpiar otros mapas.

La guerra santa empezaba por casa.

La primera cruzada incendió las sinagogas y no dejó ni un solo judío vivo en Mainz y en otras ciudades alemanas.

La cuarta cruzada salió hacia Jerusalén, pero nunca llegó. Los guerreros cristianos se detuvieron en la cristiana Constantinopla, ciudad opulenta, y durante tres días y tres noches la saquearon todita, sin perdonar iglesias ni monasterios, y cuando ya no quedaban mujeres por violar ni palacios por vaciar se quedaron a disfrutar del botín y olvidaron el destino final de su sagrada empresa.

Pocos años después, en 1209, otra Cruzada se inició exterminando cristianos en suelo francés.

Los cátaros, cristianos puritanos, se negaban a aceptar el poder del rey y del Papa, y creían que toda guerra ofendía a Dios, incluyendo las guerras que se hacían, como las cruzadas, en nombre de Dios. Esta herejía, muy popular, fue extirpada de raíz. De ciudad en ciudad, de castillo en castillo, de aldea en aldea. La más feroz matanza ocurrió en Bézier. Allí fueron todos pasados a cuchillo. Todos: los cátaros y los católicos también. En vano algunos buscaron refugio en la catedral. Nadie se salvó de la degollatina general. El tiempo no daba para distinguir quién era quién.

Según algunas versiones, el arzobispo Arnaud-Amaury, duque de Narbona, delegado del Papa, lo tenía claro. Mandó:

– Mátenlos a todos. Ya sabrá Dios reconocer a los suyos.

2.  La Santa Inquisición

En uno de sus frescos, en una capilla de Padua, el Giotto mostró los tormentos que los diablos infligían a los pecadores en el infierno.

Como en otras obras de otros artistas de la época, los instrumentos del suplicio infernal provocaban espanto y miedo. Y cualquiera podía reconocer, en ese muestrario, las herramientas que la Santa Inquisición utilizaba para imponer la fe católica. Dios inspiraba a su peor enemigo: Satanás imitaba, en el infierno, la tecnología del dolor que los inquisidores aplicaban en la tierra.

El castigo confirmaba que este mundo no era más que un ensayo general del infierno. En el Más Acá y en el Más Allá, la desobediencia merecía el mismo premio.


El conocimiento es pecado. Adán y Eva comieron los frutos de ese árbol y así les fue.

Algún tiempo después, Nicolás Copérnico, Giordano Bruno y Galileo Galilei sufrieron castigo por haber comprobado que la tierra gira alrededor del sol.

Copérnico no se atrevió a publicar la escandalosa revelación, hasta que sintió que la muerte estaba cerca. La iglesia católica incluyó su obra en el Índex de los libros prohibidos.

Bruno, poeta errante, divulgó por los caminos la herejía de Copérnico: el mundo no era el centro del universo, sino apenas uno de los astros del sistema solar. La Santa Inquisición lo encerró ocho años en un calabozo. Varias veces le ofreció el arrepentimiento, y varias veces Bruno se negó. Por fin este cabeza dura fue quemado, ante un gentío, en el mercado romano de Campo dei Fiori. Mientras ardía, le acercaron un crucifijo a los labios. Él volvió la cara.

Unos años después, explorando los cielos con los treinta y dos lentes de aumento de su telescopio, Galileo confirmó que el condenado tenía razón.

Fue preso por blasfemia.

En los interrogatorios, se derrumbó.

En alta voz juró que maldecía a quien creyera que el mundo se movía en torno al sol.

Y por lo bajito murmuró, según dicen, la frase que le dio fama eterna.

Galileo dijo entre dientes “Eppur si muove” (y sin embargo, se mueve).

El libro `Malleus Maleficarum´, recomendaba el más despiadado exorcismo contra el demonio que lleva tetas y pelo largo.

Comenta Galeano que fue escrito por dos alemanes a pedido del Papa de turno.

Los autores demostraban que las brujas, harén de Satán, representaban a las mujeres en estado natural, porque toda brujería proviene de la lujuria carnal, que en las mujeres es insaciable. Y advertían que esos seres de aspecto bello, contacto fétido y mortal compañía encantaban a los hombres y los atraían, silbido de serpientes, colas de escorpión, para aniquilarlos.

Este tratado de criminología aconsejaba someter a tormento a todas las sospechosas de brujería. Si confesaban, merecían el fuego. Si no confesaban, también, porque solo una bruja, fortalecida por su amante el diablo en los aquelarres, podía resistir semejante suplicio sin soltar la lengua.

El Papa Honorio III había sentenciado:

-Las mujeres no deben hablar. Sus labios llevan el estigma de Eva, que perdió a los hombres.

Ocho siglos después, la Iglesia Católica le sigue negando el púlpito.

3.  Declaraciones del Papa Benedicto XVI

La iglesia Católica inventó el infierno y también inventó al diablo.

El antiguo testamento no mencionaba esa parrilla perpetua ni aparecía en sus páginas este monstruo que huele a azufre, usa tridente y tiene cuernos y rabo, garras y pezuñas, patas de chivo y alas de dragón.

Pero la iglesia se preguntó: ¿Qué será de la recompensa sin el castigo? ¿Qué será de la obediencia sin el miedo?

Y se preguntó: ¿Qué será de Dios sin el Diablo? ¿Qué será del Bien sin el Mal?

Y la iglesia comprobó que la amenaza del infierno es más eficaz que la promesa del cielo, y desde entonces sus doctores y santos padres nos aterrorizan anunciándonos el suplicio del fuego en los abismos donde reina el maligno.

En el año 2007, el papa Benedicto XVI lo confirmó:

– Hay infierno. Y es eterno.

La lógica de Dios 27 septiembre 2008

Posted by alquimista78 in Religión.
Tags:
add a comment

«Voy a crear al hombre y a la mujer por medio del pecado original. Luego voy a preñar a una mujer conmigo mismo como hijo, para así poder nacer. Una vez nacido, me mataré a mí mismo, como sacrificio me ofreceré también a mí mismo, de forma que pueda salvarlos del pecado original al que los condené al principio.»

El Problema del Mal 2 julio 2008

Posted by alquimista78 in Costumbres, Religión.
Tags: ,
6 comments

¿Alguien puede decirme en donde carajo estaba Dios?

El problema del mal o Paradoja de Epicuro consiste en la contradicción que surge al combinar la existencia del mal y del sufrimiento en el mundo con la existencia de un Dios omnisciente, omnipresente, omnipotente y omnibenevolente.

Epicurio decía:

O bien Dios quiere quitar los males y es incapaz de hacerlo, o puede hacerlo pero no quiere; quizás ni quiere ni puede, o tal vez quiere y puede. Si quiere pero no puede, es débil, lo cual no concuerda con su carácter; si puede pero no quiere, es envidioso, algo que también está en desacuerdo con él; si no quiere ni puede, es tanto débil como envidioso, y por lo tanto no es Dios, pero si quiere y puede, que es lo único que resulta apropiado para Él, ¿de dónde vienen entonces los males?, o ¿por qué no los quita?

God the psycho 16 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Actualidad, Religión, Tradiciones.
Tags: , ,
3 comments

Pat Condell es un escritor, comediante, ateo, que con sus controversiales videos ha dado mucho que hablar. En este oportunidad les transcribo una traducción de uno de sus videos “God the psycho“.

Me ha llegado un email de alguien que me dijo: “Te deseo que encuentres a Dios en 2008”, lo que es un sentimiento muy positivo, y muchas gracias por eso.

Sin embargo, espero que estés equivocado, porque por lo que he oído acerca de Dios y la manera en la que le gusta hacer las cosas, y particularmente el tipo de gente que tiende a atraer, todas estas cosas se han combinado para hacerme desear que se mantenga lejos de mí tan humana, o inhumanamente, como le sea posible.

Estamos hablando, por supuesto, del dios del desierto, del dios de la muerte. Y sabemos que los tres dogmas del desierto son variaciones del mismo culto de la muerte. Y todos ellos adoran a este mismo dios de supuesto amor y misericordia benevolente, y supuestamente es por eso que se odian entre sí con tan violenta pasión. No sé, tendrías que preguntárselo a ellos.

Colectivamente, son conocidos como los hijos de Abraham, porque Abraham es el patriarca original del cual todos provienen. De hecho, sin la influencia de Abraham, existe la posibilidad de que ninguno de estos dogmas pudiera haber existido hoy, lo que me hace desear que haya alguna forma de que yo pudiera retroceder en el tiempo y darle un sermón severo: “Tú, estúpido idiota, -le diría- ¿no pudiste prever lo que sucedería? ¡Qué clase de profeta resultaste ser!”

Abraham es la persona que originalmente decidió que habría sólo un dios de allí en adelante. “Una medida para todos” -ese era el mensaje. Y esto tuvo un gran efecto devastador en la comunidad de los dioses de la época. Todos los dioses de los ríos, de las montañas y de los bosques, y demás, los pequeños dioses locales especializados que habían servido tan bien a la gente por generaciones, repentinamente se encontraron apretujados, o forzadamente amalgamados en un conglomerado elemental gigantesco, con control centralizado, un código moral estrecho, y venganza fanática en su corazón. Aún hoy, es una cuestión de debate si esta era la dirección correcta para la raza humana, en ese momento en particular. El debate continúa.

Apropiadamente, dadas las religiones que fundó, Abraham no se destacó particularmente por su estabilidad mental. Fue famosa su intención de matar a su propio hijo, porque oyó que Dios se lo había dicho. Afortunadamente, Dios intervino a último momento y detuvo su mano, demostrando qué dios justo y misericordioso es, si ignoramos el severo trauma sicológico que recién había infligido a esas dos desafortunadas personas, marcándolos de por vida, sin dudas. Pero eso es sólo parte de la maldición, ¿no es así?, para el Viejo Testamento. Todos terminan marcados -mental y físicamente. Difícilmente alguno salga entero. Miren el tratamiento que se les da a Adán y Eva, las primerísimas personas en el planeta. Fueron castigados por ser fieles a su naturaleza, la mismísima naturaleza que dios les dio. El sabía que eran curiosos, sabía que tenían que ser curiosos para sobrevivir, así que sabía que iban a comer esa manzana. Una persona cínica podría empezar a sospechar que Dios sólo nos creó, principalmente, para castigarnos.

Porque esta es la primera lección que aprendemos en el Génesis: que ser humano es un pecado. Fuimos castigados y echados del Paraíso por el pecado de ser fieles a nuestra naturaleza, pero nos recuperamos y empezamos a hacer la torre de Babel, porque queríamos llegar al Cielo y echar un vistazo. Eramos seres curiosos, haciendo lo que nos viene naturalmente, pero a Dios no le gustó demasiado, tampoco, así que nos castigó destruyendo nuestro lenguaje. Así que ahí estamos, hemos apenas leído una pocas páginas de la Biblia y ya hemos sufrido dos fuertísimos golpes de parte de nuestro amoroso y misericordioso dios. Poco después de esto, él inunda todo el planeta porque alguien lo debe haber mirado mal. Le avisa a una persona que construya un arca, porque obviamente no quiere eliminar a todos: de otra manera no habría quedado nadie a quien castigar.

Puedo entender que alguien lea la Biblia por placer, porque podría decirse que es un gran trabajo de literatura; ciertamente es un artefacto cultural interesante. Pero no es la palabra de Dios, y realmente es hora de que paremos de fingir que lo es, o aún que lo debería ser. Dios es el principal personaje del libro, y si lo lees, rápidamente verás esto. Tiene una personalidad interesante, si bien un poco cruelmente definida. Básicamente, es un intento de ponerle una cara humana a la fuerza creadora de la vida. Pero desafortunadamente, le hemos endilgado todos nuestros patéticos prejuicios, y lo hicimos demasiado humano para nuestro propio bien.

Porque una cosa de la que me he dado cuenta es que ser humano realmente sólo funciona para los humanos. No se transfiere, de ninguna manera, a los dioses. Los dioses humanos tienden a ser tercos, violentos e impredecibles, de una manera superficial y egoísta. Lo único ilimitado de ellos es su afán de sentirse ofendidos, como tantas de las almas sensibles que los adoran.

Pero si estás buscando ofensas, no busques más allá de la Biblia, seguramente uno de los libros más ofensivos que puedas leer. A menos que creas que los adúlteros deban ser matados, o que está bien vender a tu hija como esclava, o que cualquiera que trabaje el sábado debe ser apedreado hasta morir allí mismo. Quizás te sientas bien con todo eso, o con el hecho de que Dios repetidamente aboga por los asesinatos en masa. De acuerdo, él no menciona específicamente bombas de racimo o misiles crucero, pero sin dudas es allí en donde el fino arte de la interpretación bíblica entra en escena. Estos tipos tienen unos antecedentes que harían que Saddam pareciera Gandhi. En Deuteronomio 13, de acuerdo con Dios, si oyes de una ciudad en la que adoran a otro dios, debes matar a todos los de esa ciudad: hombres, mujeres, niños, bebés, aún el ganado. Y luego debes incendiar esa ciudad hasta sus cimientos. Oh, y de paso, “no matarás”.

Así que espero que puedas ver por qué es que tengo problemas para aceptar a este dios del desierto, este dios de muerte al que pareces tener tanto afecto. Y espero que puedas entender por qué es que no quiero tener absolutamente nada que ver con él, ya sea que exista o no. Simplemente, no comparto sus valores. Los encuentro literalmente inhumanos.

Así que realmente no me importa lo que él tenga que decir acerca de nada. Y si viniera bajando desde el Cielo en este mismo momento en un par de botas con clavos, blandiendo el Libro de los Jueces en mi cara, simplemente le diría lo que le digo a cada idiota evangelista con el que me encuentro: “No, gracias. No estoy interesado en tu falsa salvación. Prefiero condenarme. Ahora esfúmate, que tengo que cometer algunos pecados”.