jump to navigation

El imbécil (Relato corto 1/3) 4 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Cuento.
Tags: , ,
trackback

Capítulo 1

Sobre el negrito

Su niñez no fue como aquellas que se leen en los cuentos, en la cual la madre cocina galletas y espera a su niño al llegar de la escuela con la merienda preparada, o en el cual el padre comparte juegos con su hijo el fin de semana. A la edad de 3 años su madre, una alcohólica, murió de cirrosis. Nunca recibió de ella ni un beso ni una caricia, sobre todo cuando la enfermedad de Dupuytren afectó sus manos. A su padre, nunca lo conoció. El había nacido fruto de una relación que tuvo se madre, bajo el influjo del alcohol, con un extraño que había conocido en un bar.

Hasta cumplir los 11 años vivió en un orfanato dirigido por el padre Luis, un agustino de 57 años de edad, de cejas tupidas y pómulos prominentes. Él cumplía tan bien su trabajo, de velar por sus niños, que por la noche cuando todos dormían entraba en sus habitaciones y realizaba un ritual de purificación sexual con los supuestos niños impuros. En los momentos del ritual, Juan intentaba no pensar en la situación desagradable por la que estaba pasando, soñaba con volar, volar lejos, flotar por el aire ser más liviano que una pluma, que el viento lo arrastre lejos muy lejos del orfanato. En general cuando terminaba de volar el padre ya no estaba en su habitación, esto lo relajaba y le permitía dormir, hasta que nuevamente lo atormentaban nuevas pesadillas.

Su vida dio un vuelco la noche en que el padre Luis se dejó llevar por los impulsos más bajos y rasgó su espalda con el cilicio que usaba en su muslo para evitar tener pensamientos impuros. La sangre brotaba a borbotones y el dolor le producía espasmos y arcadas que terminaban en vómitos. Luis sin otro remedio llevó a Juan al hospital Rivadavia en donde lo asistieron inmediatamente. Mientras interrogaban al padre, Juan se juró no volver al orfanato, salió por una puerta trasera y se perdió entre los heridos de un accidente que llegaban en camillas a la guardia. Se escondió bajo la única camilla que estaba tapada con una sábana manchada de sangre.

Cuando sintió que la camilla no se movía, esperó un instante hasta que los ruidos de la habitación en donde se encontraba se apagaron, entonces levantó la sábana que le permitía ocultarse y pudo ver en donde se encontraba. La habitación era bastante oscura y fría, las paredes estaban cubiertas por azulejos de un color marfil. Había dos mesadas de acero inoxidable y varias heladeras al lado izquierdo. Al salir de su escondite arrastró consigo la sábana que cubría la camilla y a su acompañante. Este acto dejó al descubierto al cadáver de un niño que poseía algunos cortes en su rostro. Juan no se asustó, él ya había estado en presencia de la muerte antes, había estado conviviendo 3 días con el cadáver de su madre hasta que un vecino lo encontró casi desnutrido.

En el trayecto desde la morgue hasta la salida del hospital su cabeza estaba a mil, aunque lo acosaban miles de preguntas, sintió un alivio grande al pensar que no volvería nunca más al orfanato.

Caminó unas cuantas cuadras en dirección contraria al orfanato hasta llegar a la plaza San Martín, allí pudo comprobar que no era la única alma que deambulaba solo por la noche. Había un grupo de chicos acostados cerca del monumento sobre cartones con un bolso haciendo de almohada. Pensó que lo mejor era seguir y fue a parar al carro de bomberos construido con madera de color rojo, desgastado por las inclemencias del clima, que en el día era atracción para niños que disfrutaban de la plaza. Allí se quedó dormido, por primera vez sintió que era libre que podría dormir sin que las pesadillas nocturnas lo acosen.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s