jump to navigation

El Fuego se extinguió 28 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Personales.
Tags:
3 comments

Ayer 27 de Marzo a las 18:03 hs, el fuego de mi abuelo se extinguió.

Q.E.P.D. Nono Juan

Anuncios

El imbécil (Relato corto 2/3) 22 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Cuento.
Tags: , ,
5 comments

Capítulo 2

Sobre el Imbécil

 

Su familia sí se asemejaba a la de los cuentos, por lo menos en apariencia, su mujer una cosmetóloga que nunca ejerció su profesión, siempre trabajó en una dependencia pública. Sus dos hijos, el mayor de 15 años, Joaquín un virtuoso de la pelota, o eso es lo que pensaba su padre (en realidad no era más que otro joven del montón) y Lisandro, 2 años menor que Joaquín, era el revoltoso de la familia con sus ocurrencias descontracturaba la acartonada y estricta vida de la familia. A la cabeza de la familia estaba Tomás un ex militar que llevaba adelante una agencia de seguridad, la cual le redituaba bastante bien ya que disfrutaba de su trabajo y además monetariamente le iba muy bien.

Él provenía de una familia aristocrática devenida a menos, su padre también militar, la única vez que demostró afecto por su hijo fue cuando Tomás terminó el liceo, se acercó y le dio una palmada en la espada y le dijo “te felicito, ahora sí sos digno de portar mi apellido, Garciarena”. También le dejó una lección que nunca se olvidó, “los negritos de la calle son capaz de cualquier cosa con tal de sacarte lo que es tuyo, pueden hasta matar a su propia madre, si es que reconocen quien es, con tal de obtener lo que quieren”.

Tras la apariencia de familia ideal, el patriarcado que ejercía Tomás sobre toda su estirpe había erosionado su relación con todos los integrante. El mayor de los hijos se sentía totalmente presionado, en él recaía todas las frustraciones que el padre tuvo cuando era chico con lo cual siempre debía ser un ganador no era admisible una derrota. El más chico era el rebelde, el que no cuadraba en la familia que Tomás quería para él, esto hacía que en lo más profundo de su ser se sintiera arrepentido cuando su mujer Alicia le propuso tener otro hijo, “buscar la nena”, esa fueron sus palabras. Como la vida en general juega con los deseos de la gente, Tomás y su mujer años más tarde vieron cumplido, en parte, su deseo cuando Lisandro les contara que era gay y que se iba de la casa. La relación con Alicia no era para nada buena, tenían relaciones sexuales solamente una vez a la semana, los sábados por la tarde cuando los chicos no estaban en casa, y estas consistían en acostarse uno arriba del otro y él movía casi como convulsionando todo su pesado cuerpo, mientras ella abajo sin pronunciar palabras casi inmóvil por el peso que tenía encima recordaba los viejos tiempos en que el la miraba, la tocaba, la besaba, pronunciaba dulces palabras al oído, antes de ser penetrada. Ella pensaba que ya no la quería, la relación era una rutina, él no la miraba prácticamente. Una semana de enero decidió cambiarse 4 veces el color de su pelo y él ni siquiera se dio cuenta. El único que no se daba cuenta de la infelicidad que se gestaba en cada uno de los integrantes de su familia era Tomás, estaba convencido que todo era correcto en su vida, típica característica de imbécil.

 

Today is my birthday 17 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Personales.
Tags: ,
5 comments

Ahora sí, luego de escuchar a estos, tengo motivos más que suficientes para desear de todo corazón recibir de regalo una pistola.

God the psycho 16 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Actualidad, Religión, Tradiciones.
Tags: , ,
3 comments

Pat Condell es un escritor, comediante, ateo, que con sus controversiales videos ha dado mucho que hablar. En este oportunidad les transcribo una traducción de uno de sus videos “God the psycho“.

Me ha llegado un email de alguien que me dijo: “Te deseo que encuentres a Dios en 2008”, lo que es un sentimiento muy positivo, y muchas gracias por eso.

Sin embargo, espero que estés equivocado, porque por lo que he oído acerca de Dios y la manera en la que le gusta hacer las cosas, y particularmente el tipo de gente que tiende a atraer, todas estas cosas se han combinado para hacerme desear que se mantenga lejos de mí tan humana, o inhumanamente, como le sea posible.

Estamos hablando, por supuesto, del dios del desierto, del dios de la muerte. Y sabemos que los tres dogmas del desierto son variaciones del mismo culto de la muerte. Y todos ellos adoran a este mismo dios de supuesto amor y misericordia benevolente, y supuestamente es por eso que se odian entre sí con tan violenta pasión. No sé, tendrías que preguntárselo a ellos.

Colectivamente, son conocidos como los hijos de Abraham, porque Abraham es el patriarca original del cual todos provienen. De hecho, sin la influencia de Abraham, existe la posibilidad de que ninguno de estos dogmas pudiera haber existido hoy, lo que me hace desear que haya alguna forma de que yo pudiera retroceder en el tiempo y darle un sermón severo: “Tú, estúpido idiota, -le diría- ¿no pudiste prever lo que sucedería? ¡Qué clase de profeta resultaste ser!”

Abraham es la persona que originalmente decidió que habría sólo un dios de allí en adelante. “Una medida para todos” -ese era el mensaje. Y esto tuvo un gran efecto devastador en la comunidad de los dioses de la época. Todos los dioses de los ríos, de las montañas y de los bosques, y demás, los pequeños dioses locales especializados que habían servido tan bien a la gente por generaciones, repentinamente se encontraron apretujados, o forzadamente amalgamados en un conglomerado elemental gigantesco, con control centralizado, un código moral estrecho, y venganza fanática en su corazón. Aún hoy, es una cuestión de debate si esta era la dirección correcta para la raza humana, en ese momento en particular. El debate continúa.

Apropiadamente, dadas las religiones que fundó, Abraham no se destacó particularmente por su estabilidad mental. Fue famosa su intención de matar a su propio hijo, porque oyó que Dios se lo había dicho. Afortunadamente, Dios intervino a último momento y detuvo su mano, demostrando qué dios justo y misericordioso es, si ignoramos el severo trauma sicológico que recién había infligido a esas dos desafortunadas personas, marcándolos de por vida, sin dudas. Pero eso es sólo parte de la maldición, ¿no es así?, para el Viejo Testamento. Todos terminan marcados -mental y físicamente. Difícilmente alguno salga entero. Miren el tratamiento que se les da a Adán y Eva, las primerísimas personas en el planeta. Fueron castigados por ser fieles a su naturaleza, la mismísima naturaleza que dios les dio. El sabía que eran curiosos, sabía que tenían que ser curiosos para sobrevivir, así que sabía que iban a comer esa manzana. Una persona cínica podría empezar a sospechar que Dios sólo nos creó, principalmente, para castigarnos.

Porque esta es la primera lección que aprendemos en el Génesis: que ser humano es un pecado. Fuimos castigados y echados del Paraíso por el pecado de ser fieles a nuestra naturaleza, pero nos recuperamos y empezamos a hacer la torre de Babel, porque queríamos llegar al Cielo y echar un vistazo. Eramos seres curiosos, haciendo lo que nos viene naturalmente, pero a Dios no le gustó demasiado, tampoco, así que nos castigó destruyendo nuestro lenguaje. Así que ahí estamos, hemos apenas leído una pocas páginas de la Biblia y ya hemos sufrido dos fuertísimos golpes de parte de nuestro amoroso y misericordioso dios. Poco después de esto, él inunda todo el planeta porque alguien lo debe haber mirado mal. Le avisa a una persona que construya un arca, porque obviamente no quiere eliminar a todos: de otra manera no habría quedado nadie a quien castigar.

Puedo entender que alguien lea la Biblia por placer, porque podría decirse que es un gran trabajo de literatura; ciertamente es un artefacto cultural interesante. Pero no es la palabra de Dios, y realmente es hora de que paremos de fingir que lo es, o aún que lo debería ser. Dios es el principal personaje del libro, y si lo lees, rápidamente verás esto. Tiene una personalidad interesante, si bien un poco cruelmente definida. Básicamente, es un intento de ponerle una cara humana a la fuerza creadora de la vida. Pero desafortunadamente, le hemos endilgado todos nuestros patéticos prejuicios, y lo hicimos demasiado humano para nuestro propio bien.

Porque una cosa de la que me he dado cuenta es que ser humano realmente sólo funciona para los humanos. No se transfiere, de ninguna manera, a los dioses. Los dioses humanos tienden a ser tercos, violentos e impredecibles, de una manera superficial y egoísta. Lo único ilimitado de ellos es su afán de sentirse ofendidos, como tantas de las almas sensibles que los adoran.

Pero si estás buscando ofensas, no busques más allá de la Biblia, seguramente uno de los libros más ofensivos que puedas leer. A menos que creas que los adúlteros deban ser matados, o que está bien vender a tu hija como esclava, o que cualquiera que trabaje el sábado debe ser apedreado hasta morir allí mismo. Quizás te sientas bien con todo eso, o con el hecho de que Dios repetidamente aboga por los asesinatos en masa. De acuerdo, él no menciona específicamente bombas de racimo o misiles crucero, pero sin dudas es allí en donde el fino arte de la interpretación bíblica entra en escena. Estos tipos tienen unos antecedentes que harían que Saddam pareciera Gandhi. En Deuteronomio 13, de acuerdo con Dios, si oyes de una ciudad en la que adoran a otro dios, debes matar a todos los de esa ciudad: hombres, mujeres, niños, bebés, aún el ganado. Y luego debes incendiar esa ciudad hasta sus cimientos. Oh, y de paso, “no matarás”.

Así que espero que puedas ver por qué es que tengo problemas para aceptar a este dios del desierto, este dios de muerte al que pareces tener tanto afecto. Y espero que puedas entender por qué es que no quiero tener absolutamente nada que ver con él, ya sea que exista o no. Simplemente, no comparto sus valores. Los encuentro literalmente inhumanos.

Así que realmente no me importa lo que él tenga que decir acerca de nada. Y si viniera bajando desde el Cielo en este mismo momento en un par de botas con clavos, blandiendo el Libro de los Jueces en mi cara, simplemente le diría lo que le digo a cada idiota evangelista con el que me encuentro: “No, gracias. No estoy interesado en tu falsa salvación. Prefiero condenarme. Ahora esfúmate, que tengo que cometer algunos pecados”.

Plop!!! 3 13 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Matemática, Personales.
3 comments

Hoy en plena clase, luego de trabajar bastante una ecuación llego a lo siguiente:

sen x = 1/4

y pregunto – “¿cuanto vale x?”

rapidamente una alumna del primer banco me responde:

“14 grados, 28 minutos y 39,04 pulgadas”

plop.gif

9 clases de perdidos 8 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Serie.
Tags: ,
1 comment so far

Yo soy uno de los seguidores de Lost de la primera época, me bajo los capítulos y aguanto un mes sin verlos para luego sentarme un fin de semana y verlos en continuado, es como un rito, me preparo y me acomodo en un sillón y dejo que me sorprenda cada uno de los capítulos. Navegando encontré esta clasificación de los fanáticos de la serie que les paso a transcribir:

1- EL DESENTENDIDO

Este grupo minoritario ve los capítulos de LOST un poco por la tele de aire y otro poco por cable, doblados y sin atender a la cronología natural. Es una raza que nunca sabe si primero cayó el avión y después Hugo se hizo millonario, o si fue al revés. Confunde las emisiones repetidisimas de TVE con flashbacks de cuarenta minutos, cree que John Locke se volvió paralítico por culpa del impacto y suele preguntarse por qué Walt se hace cada vez más pequeño. Se los reconoce por la frase: “¿Pero no estaban en Sydney? ¿Por qué entonces los taxis parecen ingleses?”.

2- EL ANSIOSO

Este espécimen ve cada capítulo tres veces el mismo día. Cuando aparece el .avi en Mininova lo descarga para verlo en inglés sin entender ni pizca, pero al menos se entera sobre quién es el flashback. A las cuatro horas encuentra un subtítulo en portugués, ve el episodio de nuevo y comprende un 18%. Mientras tanto, con el dedo gordo del pie derecho va haciendo refresh en SubDivx a ver si aparece el sub en español. Ya de madrugada lo encuentra, pero se queda dormido por la mitad del episodio. Se los reconoce por la frase: “Me parece que me han echado del trabajo, cariño”.

3- EL MEMORIOSO

Extendida raza que no piensa seguir disfrutando de la serie hasta que no se resuelva el misterio del oso polar. No le importa el humo negro, ni la aparición del padre de Locke en la isla, ni por qué razón el ruso tuerto nunca se muere. Este grupo obcecado se quedó con la espina en el ojo desde el capítulo cuatro. Hasta que alguien no le explique qué hacía un oso polar en una isla del Pacífico, no podrá seguir viendo la serie en paz. La ve, pero mascullando. Su frase es: “Bah, esto una mierda, no sé por qué sigo viendo semejante idiotez”.

4- EL MAKINOFERO

A esta especie fisgona no le importa la serie en sí, sino lo que ocurre fuera de cámaras. Se interesan por la relación de los actores, leen las entrevistas que les hacen a los productores y sacan conclusiones entrelíneas; juran que Libby y Analucía fueron expulsadas del plató por conducir borrachas y que por eso tuvieron que matarlas “fuera de guión” y conocen el motivo de la tirantez entre el segundo guionista y el iluminador. Se los descubre por la frase: “No entiendo cómo pueden estar perdidos si está clarísimo que graban en Hawaii, martes, jueves y viernes”.

5- EL BIBLIOTECARIO

Esta especie, que nunca antes había tocado un libro, desde que está fanatizada con LOST ya ha devorado doce volúmenes de filosofía, cuatro novelas cortas de Dickens, la obra completa de Stevenson y el ‘Contrato Social’ de Rousseau. En cada página de estos libros cree encontrar un guiño que echa luz sobre los misterios de la isla. Es un grupo convencido de que LOST es una serie emparentada con la literatura de alto nivel. Se los reconoce porque miran los episodios fumando en pipa y van diciendo a cada rato: “Uhmmm, interesante planteamiento…”, mientras apuntan cosas en una libretita azul.

6- EL DESENCANTADO

Esta raza vio la primera temporada con la boca abierta, recomendó la serie, participó en foros y debates trasnochados, se tatuó un I LOVE LOST en el muslo y se compró el DVD original. Pero desde la segunda temporada empezó a perder la fe. Demasiadas preguntas sin respuestas, demasiados fanáticos alrededor. Ahora se ha convertido en el peor detractor de la saga. Odia LOST y adora ‘24′. Ha vendido sus DVD originales en eBay y se tapa el tatuaje con vergüenza. Suscribe la famosa frase: “Si Jack Bauer estuviera en la isla, el programa se llamaría Encontrados”.

7- EL FANATICO

A esta especie no le importa el hilo narrativo, ni que los guionistas se droguen en mitad de la segunda temporada, ni los misterios que no se resolverán nunca, como Libby babeando en el psiquiátrico. Son amantes incondicionales y siempre lo serán. Si en el próximo episodio todos los náufragos aparecen en el planeta Urano, con el pelo color platino y en vez de actuar recitan a Shakespeare con música rumana de fondo, los fanáticos seguirán viendo la serie como si no hubiera pasado nada. Han hecho suspensión de la realidad para siempre. Se los distingue por la frase: “Todo tiene un porqué, los guionistas no han dejado un solo cabo suelto, ya lo verás”.

8- EL CONSPIRANOIDE

Extravagante grupo humano que dice haber visto al menos un cruzamiento de trama en cada episodio. No les alcanza con haber descubierto la cara de Walt en una caja de leche Dharma, o un video de Sayid en medio de un flashback de Hugo. Esta especie duerme con los ojos abiertos y tiene problemas de eyaculación precoz. Su frase recurrente: “¿El conductor de ese coche aparcado no era Sawyer? ¿Lo habéis visto? Da la vuelta, acelera. Yo creo que era Sawyer… ¡Ahora todo tiene sentido!”.

9- EL JESUITA

Mayoritaria especie que sólo tiene vida para recomendar LOST a los que nunca la han visto. Son una nueva estirpe de misioneros, pero en lugar de pregonar a Jesucristo entre los indígenas, promocionan la serie a los cuatro vientos. Te graban un CD sin que se lo pidas, te consiguen folletería y posters, te envían wallpapers por correo y, si aun así no logran convertirte en fanático, se encierran contigo un fin de semana y te pasan la primera temporada completa. Se lo reconoce por la frase: “Mira, mira, mira… ¿Lo ves? ¿Ves el humo negro? ¿Cómo que no estabas atento? Espera que rebobino y te lo paso cuadro por cuadro”.

El imbécil (Relato corto 1/3) 4 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Cuento.
Tags: , ,
add a comment

Capítulo 1

Sobre el negrito

Su niñez no fue como aquellas que se leen en los cuentos, en la cual la madre cocina galletas y espera a su niño al llegar de la escuela con la merienda preparada, o en el cual el padre comparte juegos con su hijo el fin de semana. A la edad de 3 años su madre, una alcohólica, murió de cirrosis. Nunca recibió de ella ni un beso ni una caricia, sobre todo cuando la enfermedad de Dupuytren afectó sus manos. A su padre, nunca lo conoció. El había nacido fruto de una relación que tuvo se madre, bajo el influjo del alcohol, con un extraño que había conocido en un bar.

Hasta cumplir los 11 años vivió en un orfanato dirigido por el padre Luis, un agustino de 57 años de edad, de cejas tupidas y pómulos prominentes. Él cumplía tan bien su trabajo, de velar por sus niños, que por la noche cuando todos dormían entraba en sus habitaciones y realizaba un ritual de purificación sexual con los supuestos niños impuros. En los momentos del ritual, Juan intentaba no pensar en la situación desagradable por la que estaba pasando, soñaba con volar, volar lejos, flotar por el aire ser más liviano que una pluma, que el viento lo arrastre lejos muy lejos del orfanato. En general cuando terminaba de volar el padre ya no estaba en su habitación, esto lo relajaba y le permitía dormir, hasta que nuevamente lo atormentaban nuevas pesadillas.

Su vida dio un vuelco la noche en que el padre Luis se dejó llevar por los impulsos más bajos y rasgó su espalda con el cilicio que usaba en su muslo para evitar tener pensamientos impuros. La sangre brotaba a borbotones y el dolor le producía espasmos y arcadas que terminaban en vómitos. Luis sin otro remedio llevó a Juan al hospital Rivadavia en donde lo asistieron inmediatamente. Mientras interrogaban al padre, Juan se juró no volver al orfanato, salió por una puerta trasera y se perdió entre los heridos de un accidente que llegaban en camillas a la guardia. Se escondió bajo la única camilla que estaba tapada con una sábana manchada de sangre.

Cuando sintió que la camilla no se movía, esperó un instante hasta que los ruidos de la habitación en donde se encontraba se apagaron, entonces levantó la sábana que le permitía ocultarse y pudo ver en donde se encontraba. La habitación era bastante oscura y fría, las paredes estaban cubiertas por azulejos de un color marfil. Había dos mesadas de acero inoxidable y varias heladeras al lado izquierdo. Al salir de su escondite arrastró consigo la sábana que cubría la camilla y a su acompañante. Este acto dejó al descubierto al cadáver de un niño que poseía algunos cortes en su rostro. Juan no se asustó, él ya había estado en presencia de la muerte antes, había estado conviviendo 3 días con el cadáver de su madre hasta que un vecino lo encontró casi desnutrido.

En el trayecto desde la morgue hasta la salida del hospital su cabeza estaba a mil, aunque lo acosaban miles de preguntas, sintió un alivio grande al pensar que no volvería nunca más al orfanato.

Caminó unas cuantas cuadras en dirección contraria al orfanato hasta llegar a la plaza San Martín, allí pudo comprobar que no era la única alma que deambulaba solo por la noche. Había un grupo de chicos acostados cerca del monumento sobre cartones con un bolso haciendo de almohada. Pensó que lo mejor era seguir y fue a parar al carro de bomberos construido con madera de color rojo, desgastado por las inclemencias del clima, que en el día era atracción para niños que disfrutaban de la plaza. Allí se quedó dormido, por primera vez sintió que era libre que podría dormir sin que las pesadillas nocturnas lo acosen.

El remisero oficial 2 marzo 2008

Posted by alquimista78 in Mala Suerte, Personales, santa fe.
Tags: , ,
5 comments

Ayer fue un día de miércoles, me peleé con el mundo, mandé a la mierda a mi vieja a mi familia, porque parece que salí favorecido y me nombraron remisero oficial.

Que la tengo que llevar a mi tía hasta la casa, ok todo bien, pero la casa queda en la otra punta del lugar de donde vivo. Para colmo en el viaje le pregunto y «el tío ¿no te podía pasar a buscar? “nó, lo que pasa que él se tiene que levantar temprano porque trabaja” (claro yo al otro día me rasco el higo todo el día)». Y eso no fue todo luego siguió «además no es como vos si le digo que me venga a buscar me manda a la mierda». Ya a esta altura mi sangre hervía y solo fue el preludio del fin de semana.

El sábado a la mañana, mientras trabaja, me llama mi vieja, informándome: «parece que le van a dar de alta al nono», al rato nuevamente, «nó, parece que no porque el médico tuvo una urgencia y no va a pasar a verlo». Quince minutos más tarde, «sí le dan el alta, vos podes venir a buscar a la nona, yo voy en la ambulancia» Mi contestación fue, «estoy tomando examen y termino a las 12hs» y del otro lado me responden, «estas en la facu, uy disculpame, bueno veo como me arreglo» Cuando estoy retirando los exámenes nuevamente el celular, «¿querés venir a comer de la nona?, yo compré algo», mi contestación fue rotunda, «no porque me duele mucho la cabeza y no voy a comer me voy a acostar un rato» la contestación fue, «uy, pero a las 17hs ¿podrás llevarla a la nona a ver a la tía Thelma (hermana de mi abuela)? porque están acá la tía Fanny y la tía Elsa (ambas también hermanas de mi abuela )que vinieron a visitarla y quieren reunirse todas». O sea que la invitación a comer no era una simple invitación venía con algo más. Le dije que bueno que el “remisero” a esa hora estaba desocupado que las pasaba a buscar.

Cuando llego a la casa de mi abuela saludo y las invito a dejar el mate para comenzar el viaje (de 10 km aproximadamente). Ahí nomás perdimos como 5 minutos hasta que todo el viejerío subió al auto que solo tiene dos puertas delanteras.

Ayer en Santa Fe estuvo caluroso, así que al subir al auto prendí el aire, a las dos cuadras me dicen podes apagar el aire que hace frío (yo chorreaba sudor por todos lados), oK lo apago. Apagué el aire y abrí la ventanilla, a las 3 cuadras, una voz en mi oído me dice «podes cerrar un poco la ventanilla que acá atrás el viento me despeina». Ok otra vez a cumplir la orden. Cuando estoy a unas cuadras del puente que une la ciudad de Santa Fe con la de Santo Tomé, me encuentro con policías cortando la calle, bajo la ventanilla, advirtiendo previamente a `Miss Daisy’ que iba a realizar esa maniobra, para preguntar que pasaba. El acceso al puente estaba cortado debido al partido Colón – Tigre (hay días en que odio un poco más al fútbol). Vuelta hacia atrás para tomar otro acceso y alargar el camino unos kilómetros más. Cuando llegamos a lo de la tía Thelma, una dijo «yo por mis piernas no bajo las espero acá, además ya estuvimos ayer», perdón dije por dentro, ¿estuvieron ayer? Sí parece que antes de ir a visitarla a mi abuela las dos hermanas venidas del campo pasaron por la casa de Thelma y almorzaron con ella. Entonces ¿en que quedó eso de la reunión familiar de las hermanitas que hacía mucho que no se veían? Yo me quedé en el auto y a los 10 minutos salieron mi abuela y la tía Elsa, diciendo «viste Fanny, acá se me había caído el zapato de la bolsa». O sea, la visita a la hermana medio moribunda (porque así te trabajan la culpa) no era para realizar una reunión familiar, era simplemente para buscar un puto zapato. Yo ya estaba con una cara de perro infernal. Luego de eso Elsa le dice a Fanny «¿nos quedamos acá y le hablamos a tu hijo (“El Sergio”) que nos pase a buscar con lo cual Fanny le responde «no, deja que este chico nos lleva hasta lo del Sergio», ustedes creen que me consultaron, no nada, lo que pasa que la vieja ya había clavado el culo en el asiento y no pensaba levantarlo más.

Pregunto si saben en donde vive, y salta mi abuela diciendo que si que quedaba por la avenida principal de Santo Tomé, ok, estábamos cerca, dije por dentro que suerte.

Mientras nos dirigíamos para dicha avenida la madre de “El Sergio”, dirigiéndose a mi abuela dice «Zuni, pero mirá que el Sergio se mudó, la dirección es esta que tengo anotada acá». Ahí nomás si tenía un arma me volaba la tapa de los sesos. Le pido la dirección y le comento que no tengo ni idea de dónde queda y que aunque parezco remisero no lo soy, por lo tanto no tengo la obligación de aprenderme las calles de una ciudad que no es la mía. Se hizo un silencio y no hablaron más por un buen rato.

En un semáforo pregunto por esa dirección y me dicen que tengo que dar la vuelta e ir por donde venía y salir hacia córdoba porque quedaba en las afueras de la ciudad.

Luego de haber recorrido un largo tramo la madre del Sergio reconoció la zona y llegamos a la casa de su hijo, las ayudo a bajar, tocamos timbre, y ¿a que no adivinan quien nos abrió? Sí “El Sergio” y para sorpresa mía “El Sergio” (he cambiado el nombre) era un famoso político de la zona.

Me van a decir que “El Sergio” no podía buscar a la madre, seguro que tenía cosas más importantes que hacer como planear la próxima estrategia política para cagarnos, o quizás más aún contar una por una las escamas de su precioso pececito dorado. ¡No tuvo que ir este boludo!

Ya me habían cagado el fin de semana, mi tía, mi vieja, mi abuela y sus hermanas y “El Sergio”.

Mi vieja recibió toda la carga genética de mi abuela, por lo menos la parte del habla. Todo el recorrido de vuelta fue un monólogo interminable de lo que hicieron mis primos, que mi tía no la va a visitar, que mis otros tíos se compraron un auto nuevo que esta hermoso, y bla, bla, bla. En medio del monólogo suena mi celular, era un mensaje de mi amigo Diego, preguntándome que libro estaba leyendo. No le contesto y le pregunto si había organizado el asado para la noche en la casa de otros amigos como habíamos hablado. Por lo menos a la noche la pasaría bien. Me contesta que no.

Yo pregunto: ¿Por qué carajo siempre tengo que organizar las reuniones, yo?¿Ver que cocinamos, yo?¿Comprar la comida, yo? Etc, etc, etc.

Para no pelearme con él no le contesté nada, sabía que con el quilombo anterior de mi flia y conociéndome como soy iba a mandar a la mierda a todos.

Luego me mandó un mensaje diciendo que no estaba muy bien que hacía dos horas que estaba caminando solo como loco. Con lo cual le conteste que lo sentía pero en este momento yo no era una buena compañía para nadie que luego hablaríamos.

Llegué a casa, me bañe y no quería saber más nada de la gente me acosté temprano y por suerte hoy me levanté mejor o por lo menos sin ganas de asesinar a nadie.