jump to navigation

Imbéciles 7 noviembre 2007

Posted by alquimista78 in Actualidad, Personales.
trackback

Hoy por hoy los encontramos en todos lados, en la cola del banco, en el restaurant en donde comemos, en el trabajo, etc. Debemos convivir con ellos todo el tiempo, creo que es un mal general y lo peor, contagia. Hay días en los cuales padezco algunos síntomas de imbecilidad.

Hoy hablando con cierta clase de gente, que no pienso mencionar por obvias razones, me di cuenta que estaba enfrente de un imbécil irrecuperable.

Mientras el/la imbécil hablaba yo repasaba, lo que hacía ya un tiempo, había leído sobre este grupo particular de seres humanos.

Fernando Savater en su libro Ética para Amador nos dice que “imbécil viene del latín baculus que significa bastón: el imbécil es el que necesita bastón para caminar”. En esta parte no se refiere a que necesitan bastón para andar, el imbécil no padece de impedimento físico, sino anímico.

Creo que vamos entendiendo, no? El imbécil que menciono, no es esa persona tonta que sabe poco de matemática, física o historia, el imbécil con el que hable es un imbécil moral.

Luego continúa haciendo una clasificación de imbéciles que se las paso a contar:

a) El que cree que no quiere nada, el que dice que todo le da igual, el que vive en un perpetuo bostezo o en siesta permanente, aunque tenga los ojos abiertos y no ronque.

b) El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y lo contrario de lo que se le presenta: marcharse y quedarse, bailar y estar sentado, masticar ajos y dar besos sublimes, todo a la vez.

c) El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo. Imita los quereres de sus vecinos o les lleva la contraria porque sí, todo lo que hace está dictado por la opinión mayoritaria de los que le rodean: es conformista sin reflexión o rebelde sin causa.

d) El que sabe que quiere y sabe lo que quiere y, más o menos, sabe por qué lo quiere pero lo quiere flojito, con miedo o con poca fuerza. A fin de cuentas, termina siempre haciendo lo que no quiere y dejando lo que quiere para mañana, a ver si entonces se encuentra más entonado.

e) El que quiere con fuerza y ferocidad, en plan bárbaro, pero se ha engañado a si mismo sobre lo que es la realidad, se despista enormemente y termina confundiendo la buena vida con aquello que va a hacerle polvo”.

El/La imbécil con el que me topé se podría clasificar en el grupo b), quería todo y todo a la vez.

Todos los imbéciles necesitan un apoyo, un bastón, cosas que no tiene que ver con la reflexión propia.

Finaliza diciendo: “los imbéciles suelen acabar bastante mal” … “suelen fastidiarse a sí mismo y nunca logran vivir la buena vida”… “Conclusión: ¡alerta!, ¡en guardia!, ¡la imbecilidad acecha y no perdona!” …

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s