jump to navigation

La ñ También es gente 29 julio 2007

Posted by alquimista78 in Actualidad, Lenguaje.
trackback

 

Hace unos días recibí el siguiente mensaje de texto:

Hola kpo: anoxe no te yamé xq yovia y no volví a ksa. Vnis hoy? Salu2. (Traducción: Hola capo: anoche no te llamé porque llovía y no volví a casa. ¿Venís hoy? Saludos.)

Todos los que me conocen saben que cuando mando mensajes escribo todo (me tomo solo algunas concesiones por ejemplo no coloco el signo de interrogación cuando abro una pregunta) aunque me tarde varios minutos.

Creo que la deformación del idioma es parte de una deformación cultural que se está viviendo en nuestros países. Por un lado un criterio educativo permisivo, en cuanto a lo formal, dejó prácticamente liberada la enseñanza de la ortografía, pero no la reemplazó con otro modelo que incentivara la lectura, por ejemplo, quizá la manera más completa y amena de aprender a escribir. Leyendo Harry Potter o el diario, los chicos aprenden ortografía sin darse cuenta. Y el otro “flagelo” que conspira contra un lenguaje digno es Internet y sus comunicaciones inmediatas y su necesidad de abreviar. Así surgieron el K por el que y el tb en lugar del también y el salu2 en cambio de saludos. Y lo que es peor es que hay chicos que lo adoptan como su norma de escritura y así, con esos giros, terminan escribiendo una carta para presentarse a un trabajo. A la larga es una manera de autodiscriminarse, ya que el que tiene oportunidad y voluntad de continuar sus estudios en niveles terciarios o universitarios irá modificando y encarrilando esas deformaciones, pero el que se quede con nivel de estudios secundarios y no evolucione en su formación cultural continuará cometiendo errores que lo pondrán en un carril diferente a la hora de optar por su camino en la vida. Hasta aquí son fundamentos prácticos, pero quisiera agregar uno que lleva una considerable carga subjetiva y es el placer de leer una novela, un cuento, o un párrafo sin ser distraído por la molesta irrupción de una “s” en lugar de una “c”. Escribir bien no atenta contra la libertad de las personas. Aprender un par de reglas ortográficas sirve para saber que en la vida hay reglas de convivencia.

 

Bueno me despido con un escrito sobre la deformación del lenguaje de la autora María Elena Walsh y les dejo también para recordar viejos tiempos, de la misma autora, un par de canciones.

 

La ñ También es gente

La culpa es de los gnomos que nunca quisieron ser ñomos. Culpa tienen la nieve, la niebla, los nietos, los atenienses, el unicornio. Todos evasores de la eñe. ¡Señoras, señores, compañeros, amados niños! ¡No nos dejemos arrebatar la eñe! Ya nos han birlado los signos de apertura de interrogación y admiración. Ya nos redujeron hasta la apócope. Ya nos han traducido el pochoclo. Y como éramos pocos, la abuelita informática ha parido un monstruoso # en lugar de la eñe con su gracioso peluquín, el ~. ¿Quieren decirme qué haremos con nuestros sueños? ¿Entre la fauna en peligro de extinción figuran los ñandúes y los ñacurutuces? ¿En los pagos de Añatuya cómo cantarán Añoranzas? ¿A qué pobre barrigón fajaremos al ñudo? ¿Qué será del Año Nuevo, el tiempo de ñaupa, aquel tapado de armiño y la ñata contra el vidrio? ¿Y cómo graficaremos la más dulce consonante de la lengua guaraní? “La ortografía también es gente”, escribió Fernando Pessoa. Y, como la gente, sufre variadas discriminaciones. Hay signos y signos, unos blancos, altos y de ojos azules, como la W o la K. Otros, pobres morochos de Hispanoamérica, como la letrita segunda, la eñe, jamás considerada por los monóculos británicos, que está en peligro de pasar al bando de los desocupados después de rendir tantos servicios y no ser precisamente una letra ñoqui. A barrerla, a borrarla, a sustituirla, dicen los perezosos manipuladores de las maquinitas, sólo porque la ñ da un poco de trabajo. Pereza ideológica, hubiéramos dicho en la década del setenta. Una letra española es un defecto más de los hispanos, esa raza impura formateada y escaneada también por pereza y comodidad. Nada de hondureños, salvadoreños, caribeños, panameños. ¡Impronunciables nativos! Sigamos siendo dueños de algo que nos pertenece, esa letra con caperuza, algo muy pequeño, pero menos ñoño de lo que parece. Algo importante, algo gente, algo alma y lengua, algo no descartable, algo propio y compartido porque así nos canta. No faltará quien ofrezca soluciones absurdas: escribir con nuestro inolvidable César Bruto, compinche del maestro Oski. Ninios, suenios, otonio. Fantasía inexplicable que ya fue y preferimos no reanudar, salvo que la Madre Patria retroceda y vuelva a llamarse Hispania. La supervivencia de esta letra nos atañe, sin distinción de sexos, credos ni programas de software. Luchemos para no añadir más leña a la hoguera dónde se debate nuestro discriminado signo.

Letra es sinónimo de carácter. ¡Avisémoslo al mundo entero por Internet! La eñe también es gente.

El reino del revés

http://www.goear.com/files/sst3/cabb4563245bcd80717f99e237abcbd2.mp3″

La mona Jacinta

http://www.goear.com/files/sst3/3bdc826a5300f40cb44c180f6680147f.mp3″

Comentarios»

1. Betty - 2 agosto 2007

Hola:
Yo creo que pasa por una cuestión de comodidad y de pérdida de identidad.
La gente quiere todo más rápido, más simple , sin darse cuenta de que pierde contenido y calidad en ello. Lo mismo que pasa con los valores morales en la sociedad pasa con el lenguaje hablado (porque pocos se dan el trabajo de aprender sinónimos, cuando el español es un idioma tremendamente rico) y con el escrito (los mensajes de texto que mencionas).
Es verdad lo de la pérdida de identidad, porque aceptamos mezclar nuestro idioma con palabras inglesas (en general), como si las palabras importadas fueran superiores a las nuestras. Digo esto, porque muchas veces ni siquiera nos damos el trabajo de traducirlas, y con vergüenza reconozco que desde que estoy en la universidad he perdido muchísimo vocabulario…, pero aprendido más palabras técnicas y conceptos en inglés que no puedo explicar en español…
Ahora, respecto a internet, soy consciente que tiene implicancia negativa en este tema, pero es innegable que es mucho más fácil ver una palabra en http://www.rae.es que ponerse a buscarla en un “pequeño” Larousse.

Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s